Artículos sobre: La onda expansiva.
Volver a la portada
Mostrando entradas con la etiqueta La onda expansiva. Mostrar todas las entradas

viernes, 26 de agosto de 2011

La verdadera piedra de toque


Raúl Rentero - La Onda Expansiva
Llega la Liga, después de reuniones after hours y un acuerdo precario entre sindicatos y patronal. Quizás lo que más pueda molestar al Málaga C.F. de tan truculento asunto sea el de la huelga en sí, porque ya se sabe que en asuntos de Don Dinero por la Costa de Sol no andan compungidos. Aún así, me permito lanzar una breve onda de estupefacción, al leer que los jugadores malacitanos, para ser más papistas que el Papa (ahora que se ha vuelto a poner de moda lo de ser cristiano) secundaron la huelga hasta en los entrenamientos.

Y digo lo de la molestia huelguista del Málaga pues se queda uno con la sensación de que era ahora o nunca. A lo del Barça me refiero. Siempre quedará la duda, el pudo ser o no pudo, el ganarle al equipo de Guardiola en la primera jornada. Ya no hay marcha atrás. De manera que se abre el telón liguero en el Sánchez Pizjuán. Me sorprende (ya hablábamos el año pasado de la extrañeza que causa fuera de Andalucía esa falta de “empatía” entre los clubes andaluces) que la primera noticia que me llevo a la boca acerca del derbi andaluz sea que la Comisión Estatal contra la Violencia haya declarado el partido de alto riesgo. Si a estas alturas de la película, cuando todavía no han salido los créditos iniciales, ya andamos metidos en semejantes berenjenales pues me digo que mal andamos. Cierto es, y esto es puro criterio externo de onda expansiva, que el Málaga ha ganado ya a priori la primera batalla mediática, que es quizás, por encima del resultado del domingo, el partido más importante.

Poco se ha hablado del equipo de Nervión este verano, por no decir la del niente del italiano, y mucho del Málaga del Jeque y Pellegrini y Hierro y su pléyade de fichajes. El Málaga ha fagocitado en los medios exteriores al, en teoría y práctica, primer equipo andaluz de la cohorte. A tal punto que para muchos aficionados, para esos que miran de reojo todo lo que no sea Madrid o Barça, la primera noticia sevillista que han recibido en el ala ha sido la eliminación del Sevilla en primeras nupcias de la UEFA. Perdón, Europa League. Aún así, trasciende la sensación allende Despeñaperros de que es el Sevilla, y no el Barça, la primera piedra de toque para el Málaga.

El camino más largo que pueda recorrerse siempre empieza por un primer paso; el Málaga, con su descomunal inversión jequeticia, juzgan los (in)expertos parece haberse colocado a la altura del grupo B, aspirantes a Champions y púgiles por Europa, y seguramente bueno sea para el personal malagueño tirarse de primeras a degüello de esa Liga que lanzarse, a piñón batiente, contra Los de la Liga de Dos.

Perdonen la molestia y ruego borren la palabra “degüello” que luego puede venir AntiViolencia a imponerme suplicio de cadalso.

miércoles, 17 de agosto de 2011

La Onda Expansiva 2011-2012


Raúl Rentero - La Onda Expansiva

No me digan que no. Lo llevo pensando todo el verano, que esto de empezar la Liga en agosto, pues como que no es muy español. Agosto es el mes del verano, del espeto, de la chiringa y el chiringuito, del toro Ratón y si se tercia, porque el año es olímpico, de tumbarse frente al mini-televisor y ver el concurso de tiro con nuestros siempre meritorios pistoleros. El verano es época de pachangas, de “herreras”, de “carranzas” (perdone el Málaga nuestras ofensas) y de “triangulares”. Pero eso de jugar en serio, pues por ahí no pasarán los fastos.

De modo que, pasmado y “aliviado” por la nueva de la huelga, inauguramos la onda expansiva 2011-2012 con pocos fichajes narradores (el mismo que vistió y calzó la temporada pasada) pero con más ilusiones. Porque el Málaga, C.F. se ha convertido en referente interplanetario a tal punto que en la lluvia de Perseidas del otro día hasta me pareció ver la forma del dólar dibujado sobre el celeste firmamento.

Es época de cábalas y acertijos; ahora comienzan a brotar las guías “marca” a mercado abierto (aún) y da gustito, cuando no un orgasmo de tomo y lomo, ver al Málaga en todas las quinielas: desde las bienvenidas “cazorlas” hasta el siempre nutritivo “hierro”. Qué cosas. Quién lo iba a decir. A lo del destino me refiero. Que allende se veía la parroquia en el Martínez Valero y ahora nos vemos recibiendo al Barça, sin huelgas de por medio, siendo poco menos que quasi favoritos.

Porque en verdad que el mundo mundial está esperando ver de lo que es capaz este equipo rehecho de Pellegrini, que huele a nuevo, como ese cochecito sufrido que nos compramos y al cual deseamos que nunca pierda ese aroma a concesionario. ¿Hasta donde puede llegar el “nuevo” Málaga? Vaya usted a saber. Sólo sé que en los futuribles para jugar Champions el año que viene veo por doquier al equipo boquerón y quizás sólo por eso merezca la pena sentarse en la hamaca de la playa, frente a la Costa del Sol, y fumarse un purito en honor a las ilusiones creadas.

Y ya lo que tenga que ser, que sea. Huelga decirlo.

martes, 7 de junio de 2011

Apaga y vámonos

Raúl Rentero- La onda expansiva


Sí, ya sé que Zamora no se ganó en una hora y que el cheque catarí no es ilimitado. Sí, ya sé que Van Nistelrooy trae caché de banda ancha, que Toulalan abre mercados allende los Pirineos, que Joaquín implantará algo de nacionalismo andaluz, que algo de falta hace. Sé, tan bien como todos, que las segundas líneas ganan clasificaciones. Pero los partidos, los memorables, los del recuerdo indeleble, los ganan las estrellas. Que el Málaga sea el principal foco de la neonata pretemporada ya es en sí mismo un éxito. Seguramente sea esto lo que miles de malaguistas, forofos del jeque a toda honra, celebran en La Rosaleda, poniendo como excusa la presentación de la nueva camiseta o la llegada del killer holandés.

Llegada, por cierto, convertida en cizaña, cizaña que azuzan desde Valencia por la OPA "hostil" del club costasoleño hacia el primer equipo de esa llamada Otra Liga. En contragolpe mediático el Valencia menciona, como quien no quiere la cosa, a Rondón, interés ¿ficticio? mediante. Se basan en un argumento que no se acaba de rebatir a sí mismo. ¿Son Ruud y Rondón futbolistas compatibles? O planteado de otra manera, ¿viene el holandés a ser suplente? Pellegrini questions. ¿Una cosecha goleadora del ex del Hamburgo es suficiente motivo para frenar el progreso del venezolano? Se verá con el tiempo, que pone los banquillos y cortacéspedes en su sitio.

Pero me sigue faltando un top, un primer espada para entrar de lleno por la puerta grande. Y a hombros. Y en volandas. Quizás sea Pastore, "jugador grandísimo, de otra categoría, llamado a suceder a los grandes". Comillas irónicas. Con Pastore tengo la misma sensación que con el Zidane del 2000. Allende preguntabas en los foros por el mejor jugador del mundo y sin duda todos respondían: Zidane. Partidos visualizados: uno o ninguno. La prensa dixit. Pero al fin y al cabo ése es el equipo de todos: somos fans de la prensa, donde nunca perdemos.

Algo parecido sucedió con el Ronaldinho que llegó al Barça. Incluso Laporta, siempre tan suyo, hubo de reconocer una noche de "larguero" que lo de Ronaldinho había sido un golpe de suerte, porque "nadie", él incluido, sabían lo bueno que era El Gaucho. Quiero decir con esto que ahora que el interés de Barça y Madrid se centra en Pastore, el argentino parece el inventor de la penicilina. Y preguntas por la calle y muchos asumen la perogrullada como propia. ¿Qué opina de Pastore? Un jugadorazo. ¿Qué cualidades tiene? Mmm, toque y... buena visión de juego. ¿Qué partido de esta temporada le ha parecido el más completo de Pastore? Silencio.

Pero ahí estamos. Mencionado Pastore por los "divinos", Pastore divinizado. Que no se confunda el Málaga. Aún así quizá lo más top del asunto es que el equipo blanquiazul sea capaz de disputarle una partida de póker a los de ambas "cavernas". Y si se lo traen para Málaga, mejor que mejor. Y si encima resulta que al final Pastore es bueno, pues apaga y vámonos.

sábado, 21 de mayo de 2011

La botella medio llena

Raúl Rentero- La onda expansiva

Final de temporada. La afición malagueña, a la cual (perspectiva de onda expansiva) animo a convertirse en malaguista, encara el futuro con ánimos renovados. Ha sido una temporada dura. Esta es mi primera temporada como “ojeador” boquerón y, hemos de confesarlo, tenía en perspectiva hacerme abonado a la Segunda División para lanzar estos denotadores.

¿Botella medio vacía? Hemos tenido el corazón en un puño, la esperanza suspendida de un hilo demasiado fino. La plantilla del Málaga daba para mucho más. Al final, un arreón de última hora, un sprint de velocista ha hecho que el equipo blanquiazul no sólo salga de los puestos de descenso sino que ahora mismo se encuentra aupado a la zona media de la tabla. En realidad esto me recuerda mucho a esos partidos de baloncesto, donde los contendientes se mantienen igualados hasta el último cuarto, en el cual, uno de los dos equipos, por la inercia de los tiros libres y la desazón contraria, acaba maquillando el resultado y ganando de paliza. Es cierto que, preguntado a principios de temporada por un vaticinio, hubiera apostado por esta clasificación. Y aquí lanzo la siguiente reflexión. ¿Qué hubiéramos preferido: ir cuartos durante el 80% de la temporada y acabar novenos o vernos farolillos rojos en Navidad y acabar novenos a final de Liga? Quizás en esta cuestión radique la moraleja de la botella medio vacía o medio llena.

Lo que no mata engorda, dice la sabiduría popular. Visto con la perspectiva del sufrimiento vivido, quizás sea positivo que las cosas hayan transcurrido así. Pellegrini parece haber encontrado la tecla que tanto parecía resistírsele. Mejor encontrarla ahora y seguir adelante que haberla tenido y perderla en caída libre.

De modo que sea bienvenido el futuro. Botella medio llena.

Uno de estos días leí a un colaborador periodístico (hablando del Real Madrid por supuesto) que los finales de temporada, aunque ésta haya transcurrido por senderos escabrosos, hay que jugarla a tope porque la inercia nos hará iniciar la siguiente temporada con ese saldo positivo.

Lo que queda ahora es hablar de fichajes. En el Jeque confiamos. A la buena cabeza de Antonio Fernández nos encomendamos. Tiempo habrá, y de sobra, para hablar de incorporaciones.

Fiesta popular, botellón de alivio, medio lleno, repito. Aunque llegue el Barça A suplente y el B competitivo. Que no se diga que fue un día de abstención mayoritaria.

miércoles, 11 de mayo de 2011

CORAZON DE PRIMERA

La onda expansiva


¡Enhorabuena, Málaga!
Una afición de Primera para un equipo de Primera

lunes, 9 de mayo de 2011

Sabrosas palabras

Raúl Rentero - La onda expansiva
teleprensa.es

Hacía tiempo que no lanzaba una de estas nuestras explosivas ondas. Tiempo que cunde sin duda, pues por medio hemos tenido la de Fukushima, la de Túnez, Egipto, la de Libia... que por cundir se han cargado hasta a Bin Laden. Que a poco más, me digo, nos encontramos jugando la Liga BBVA en un derby contra el Atlético Marciano. Silencio que no significa, como bien imaginarán, desinterés por los asuntos de este nuestro Málaga, C.F. Tanto ha cambiado la vida que parece increíble, mes y medio después, ver al equipo de Pellegrini cómodamente asentado en la zona templada, que a poco que dure la Liga hasta junio, le colgamos las latas nupciales a las colas de la UEFA. Perdón, Europa League.

En este tiempo ha pasado el Málaga de ser un firme candidato al descenso (si no el más firme) a saltar la banca de las casas de apuestas. Por el camino se ha pisado con el taco las esperanzas de Hércules y Almería, equipos que, juzguen comentarios pasados en este gran archivo que es internet, ya son de segunda (perdone el equipo alicantino la falta de fe en la matemática). ¿Qué ha ocurrido para semejante cambio de situación? ¡Cuántas veces lo dijimos! Una sopita de paciencia a la que los aficionados del Málaga han ido soplando para enfriar. Recordemos los viejos tiempos, ¡dónde han quedado! donde se exigía al jeque y su escudero que dieran el puñetazo en la mesa. Los tiempos, para qué negarlo, donde la cabeza de Pellegrini colgaba de un hilo.

Porque ahora seguramente buena parte de la hinchada blanquiazul, sufrida y sufridora como pocas, no dudará ni un instante sobre la continuidad del técnico chileno. No está de más recordar los empachos de sistema, el aderezo de cancerberos, aquella defensa coladero que hacía los honores del mejor queso gruyere... Seguramente lo único que ha ocurrido es que, con la receta del tiempo y la paciencia, la situación ha caminado hacia el orden lógico de cosas que todo lo guía. Y el orden, el corazón lo decía aunque la realidad negara, era que el Málaga tenía que salvarse por equipo, por presupuesto, por afición y por historia.

No negaremos, en ordo de una falsa modestia, que por momentos dudamos de Pellegrini. ¡Cuántas veces apuramos un chupito suspirando por un perfil Lotina! A tal punto que el propio Pellegrini, fagocitado por la desesperada situación, hizo jugar a su equipo su particular catenaccio a la costasoleña. No era la solución pero no se puede negar la evidencia: por momentos lo pareció.

Queda reservado, como en los mejores restaurantes, este último párrafo de la onda para el revulsivo. Me han comentado en petit comité si había llegado el momento de otorgarle a Baptista el sobrenombre prometido. Lo último que de él recuerdo era verlo con aquello de la (B)estia, tras su empujón de garra en Mestalla. Después de aquello lesión y tentetieso para dar razones a columnistas ventajistas como yo. Sabrosas palabras las que uno se traga con alegría. Bien sabe lo que bien se sufre. Merecido va. Julio, ahí tienes lo prometido. Eres Baptista, the (Best)ia. Dejo el diptongo para el año que viene, cuando toque corneta a rebato por posiciones de UEFA. Perdón, de Europa League.

Y que aproveche.

miércoles, 6 de abril de 2011

Buitres sobre La Rosaleda



Jesús Gámez

Mal asunto cuando los buitres comienzan a volar alrededor de uno. Aunque aún rezumemos vitalidad, esperanza y cálculos matemáticos ver la sombra de las aves carroñeras haciendo círculos sobre nuestras cabezas provoca algo de inquietud. Después de la vuelta atrás en el Ciudad de Valencia, el Málaga C.F. se dispone a afrontar la peor de las pesadillas. Llega la recta final de la temporada y todos los pronósticos señalan al equipo andaluz como uno de los candidatos al podio de descenso. Los refuerzos de invierno se han convertido en un fuego de artificio y al jeque le debe de andar doliendo la chequera. Exceptuando a Demichelis los fichajes del mercado navideño apenas han aportado soluciones al problema. Es más, leyendo las crónicas foráneas del partido, comienza a resultar chocante -cuando no jocoso, dependiendo del periodista en cuestión- que los puntos travel se los vayan llevando Duda, Rondón, Sebas Fernández, Recio y compañía. Y mientras tanto ahí están los buitres leonados, avizorando la carroña. Los abrevaderos ya traen la comidilla preparada. El mismo lunes, tras el enésimo descalabro esta vez ante el Levante, los rotativos de la ciudad del Turia exponían a todo color que el Valencia quiere atar a Jesús Gámez “si finalmente se confirma el descenso del equipo de Pellegrini”. No sé qué causa más estupor, si la propia noticia en sí del interés del equipo ché por el lateral blanquiazul o la maquiavélica intención periodística de “si se confirma el descenso”. Hace tiempo que una de estas ondas “destapó” el posible interés del Málaga por el lateral valencianista Jordi Alba. Tiempo después nos vemos con los calcetines desparejados y es el Valencia el que viene a pescar laterales a La Rosaleda. Es cuestión de prismas. No lo tendremos en cuenta.
Mientras tanto, a esperar al Depor, cuyo partido se ha vuelto decisivo. Es una final. ¿Lo es? Tengo la sensación de que nos repetimos como el ajo. ¿Cuánto tiempo lleva jugando finales el Málaga? En fin, por si acaso, y para que sirva de elemento desestabilizador, habremos de empezar a ojear con mirada de director deportivo las plantillas de esos que “andan penando ahí abajo”. Euro al carro y al supermercado, a ver qué podemos rescatar de Almería, Deportivo, Hércules, Zaragoza, etc. ¡Ojo! Simplemente por si se confirma finalmente su descenso.

jueves, 31 de marzo de 2011

No hay huelga que valga

Raúl Rentero - La onda expansiva

Bueno, pues habrá fútbol. La pregunta es si alguna peligró la jornada con la famosa huelga. Asunto para el que se han desempolvado diccionarios cínicos con que encubrir lo que a mi juicio era un esperpento en toda regla. Desde columnistas que han comparado la emisión del famoso “partido en abierto”, el que todos identificamos con la ínclita pregunta de ¿a quién televisan esta noche?, con la subida del precio del pan o la gasolina. También se ha discutido largo y tendido sobre si era en verdad una huelga o un cierre patronal. Lo dicho, qué más da, si era una verdad como pocas que habría liga quisiera la Liga o no.

He dejado que pase la marejada para lanzar esta onda, pendiente como he estado de la actividad del Málaga, C.F. y su posicionamiento dentro del conflicto. Y daremos la que toca de metralla con el espíritu crítico de la onda expansiva que como ya se dijo solo pretende llevar a la afición malaguista la imagen que externamente el equipo de la Costa del Sol deja en los posos nacionales. Y no es otra que, a día de hoy, vigilia de la Liga Resucitada, aún no tengo claro qué papel ha jugado el equipo del Jeque, y su junta directiva, en el turbio asunto de la huelga de marras. Porque en un principio los medios informaban de que el Málaga se posicionaba junto a los equipos que preferían jugar, para pasar luego a un segundo plano y quedar, aunque sea englobado por olvido, en las directrices de la Liga de Fútbol Profesional.

Desde el principio he pensado que al Málaga le perjudicaba un parón liguero. Ya de por sí perjudicado por el parón de las selecciones internacionales. Porque bien sabe el físico que cuando se trae cierta inercia positiva lo mejor es dejar que las cosas sigan su curso y no decelerar ni para cambiar de marcha. El equipo de Pellegrini venía de ganar contra Real Sociedad a domicilio y Espanyol en la Rosaleda y, estoy convencido de que, si la afición boquerona hubiera tenido potestad de votar la jornada, seguro que hubiera elegido jugar el partido contra el Levante (trampa mortal por cierto de la que convendría empezar a hablar en serio) el fin de semana pasado.

Nos hemos cansado de escuchar que, en el fondo y principalmente, los clubes de fútbol son empresas y que el fin último de una empresa es ganar el máximo dinero posible. No podrá ser el Málaga, C.F. el adalid de otra concepción futbolera, siendo, como es, un pescado comprado en lonja al mejor postor que vino de Oriente. Pero, en verdad, si a estas alturas del cuento aún pretendemos simplificar el complejo mundo futbolístico a una simple maraña de sociedades limitadas, anónimas o socio-deportivas, es que tenemos el conocimiento justo para pasar la vida con lo puesto.

Si no que se lo pregunten a los 30.000 aguerridos que cada domingo acuden a la Rosaleda, a dar la de memoria, compromiso y fe. No veo yo a tantos seguidores llenando las gradas de un palacio de congresos cualquiera cuando Microsoft presente su Windows 2012. Ni en las aceras recién inauguradas por Ferrovial. El fútbol es otra cosa. Y quizás habría que ir pensando en trasladar sus valores (los buenos) al resto de la economía. En estos tiempos de crisis que no parecen acabar nunca no estaría de más que alguien analizase por qué desde los estamentos públicos animan a la reactivación de todos los sectores mediante el consumo de las familias, consiguiendo una pobre respuesta, mientras hasta el más miserable de los aficionados (entiéndase miserable en términos dinerarios) hace lo imposible por renovar el abono del club de sus amores.

Será porque seguramente podemos pasar de comer Pan Bimbo a Pan Dia, vestir de chino o mercadillo o seguir conduciendo el Panda de toda la vida en lugar del BMW. Pero no podemos prescindir de los sentimientos.

Y para ellos, para los sentimientos, no hay huelga que valga.

domingo, 6 de marzo de 2011

Se cambia goleada por salvación

Raúl Rentero - La onda expansiva
Después del esperpento del Bernabeu llega otra vez la Liga a la Rosaleda. Suenan clarines y timbales pues saldrá un miura que, fíjese usted por donde y bajo mi modesta opinión, ha perdido algo de empaque y del glamour sudoroso que siempre impregna Camacho a sus equipos. Recuerdo una de las ondas expansivas iniciales donde alababa la estructura del equipo navarro. Recuerdo que alegaba, tomándolo como ejemplo para el Málaga, que en Pamplona tenían muy claro que tan solo eran necesarias 15 victorias para salvar la categoría y que Osasuna, aferrado a tan sencilla evidencia, campeaba temporales aferrado al mástil de su entrenador. Cómo pasan los tiempos, cómo corre la vida, cómo se viene la muerte, tan callando... que decía el poeta. Ahora es Osasuna el que ha prescindido de los servicios del entrenador murciano acuciado por las urgencias.
Bien, aquí estamos, ante un encuentro convertido en final de finales, no sólo por la realidad clasificatoria sino por las palabras de Pellegrini tras el ridículo del Bernabeu. Ya saben, impregnándose un tanto del espíritu que ahora campa por la Casa Blanca y dejando a un lado la famosa hipocresía que tanto detestan ahora en Centro España, vino a decir que había tirado el partido desde el principio pues lo importante era el partido de esta tarde. La afición se divide entre lo que manda la cabeza y lo que dice el corazón (siempre boquerón, por supuesto). Y en realidad este columnista tampoco sabe bien hacia donde remar. Aquello de “Se cambia goleada por salvación” lo firmamos todos con pluma de ganso, pero la realidad es que nadie asegura al Málaga C.F. la salvación. Tan en así que nadie es capaz de asegurarnos los tres puntos de esta tarde ante Osasuna, por mucho que se destensen las rotaciones. Así que perder una bala a estas alturas de la persecución parece, cuanto menos, sospechoso. Al menos, así lo piensan muchos entre los que incluyo, lo mejor hubiera sido cerrar el pico y sin decir nada cogerlo y faenar en la trinchera que Osasuna va a cavar en el césped de la Rosaleda.

Por cierto, que el otro día llamé tonto del higo a don José Mourinho por sus palabras fuera de lugar (pero siempre sin hipocresía, claro) contra el Málaga. Como Mourinho es uno de esos personajes que vive siempre fuera de lugar habremos de pasar página pero no quiero hacerlo sin valorar positivamente las palabras que tuvo en rueda de prensa hacia el lesionado Cala. Preguntado, cómo no, por la lesión de carácter bíblico de Cristiano respondió que lo importante a su juicio era saber cómo se encontraba el “chaval del Málaga”. Así que, siguiendo su propio criterio, daré una respuesta “a la portuguesa”. Si tengo que pedir perdón por mis palabras lo pido. “Pues pídelo”, me dicen las musas. Insisto: no tengo ningún problema en pedir perdón. “Pídelo pues”. Insisto por última vez: a mí no se me caen los anillos por tener que pedir perdón.

P.D. Cosas más graves ocurren que estas pecatas minutas. Y es por ello que he preferido acabar esta columna con una tecla de ánimo para el bueno de Miki Roqué, futbolista del Betis, al que han detectado un tumor esta misma semana. Suerte y ánimo de corazón boquerón. Cosas como esta demuestran que esto es tan solo un juego y que hay cosas mucho más importantes que una Champions o un descenso. Te esperamos en el derbi de la próxima temporada con un Betis de Primera. O de Segunda. Qué más da. Lo cambiamos todo porque te recuperes.

miércoles, 2 de marzo de 2011

El payaso que no hace gracia

Raúl Rentero - La onda expansiva
En realidad pienso que lo de “payaso” me suena a halago. Los malaguistas mastican calificativos mucho peores, y seguramente más atinados, porque la cualidad de un payaso, dejando a un lado al asesino de It, es la de hacer reír al público. El Sr. Mourinho, cuya Mou da para mil juegos y a la que ya me niego a poner más gracietas, ha decidido, según la “sabia” estrategia que muchos aplauden, disparar contra el rival como el cazador novel apunta con su escopeta. En verdad, si nadie le había avisado de que las preguntas de la rueda de prensa de hoy iban a girar en torno a Manuel Pellegrini y su polémica salida del club blanco, no es que sea un payaso, como lo ha calificado el presidente de la Diputación de Málaga. Es que es tonto del higo.

Y si buscaba el revuelo generado, bueno, pues aquí lo tiene. En realidad, puestos en reflexión de onda expansiva, los malaguistas debieran estarle agradecidos. Si siempre nos quejamos (para eso fue creada esta sección) del poco o nulo peso específico del Málaga, C.F. fuera de la provincia y su escasa presencia en los medios de tirada “nacional”, la propaganda del portugués amigo de Dios es impagable. No hay dólares del jeque que pudieran abonar la cuenta.

Así que bienvenida sea. Porque, gracias a sus palabras, repentinamente se han encendido los focos sobre el equipo boquerón, los micrófonos, todos, de radios, canales y canaletas, se han vuelto hacia el técnico chileno y hasta, bendita sea la faena, he visto encuentas a pie de calle a aficionados malaguistas en TeleCinco, canal al que, por lo pagado, sólo interesa la Europa League.
abc.es

Cabría preguntarse, y a buen seguro que muchos madridistas se lo estarán preguntando, qué clase de estrategia es ésa. La de enfurecer al rival. A un rival que se daba por muerto antes de subir al ring. El Málaga llegaba al Bernabeu con el rol asumido. La afición esperaba sin mucho ánimo el choque, sabedores de la “inferioridad” entre uno y otro equipo y resulta que ahora la afición blanquiazul, mancillado el honor, ha salido incluso hasta la estación del AVE a despedir a los jugadores y exigir venganza. Así pintan las cosas. Y lo que venía a ser un encuentro de jueves, se ha convertido en una final de finales. Él sabrá.

No es mucho pero lo pido. Sólo por ver reacciones, ganemos en el Bernabeu. “Solo” eso pedimos. Y entonces sí, ya verán cómo el payaso nos hace más gracia y nos reiremos a gusto con su hipócrita flor que escupe agua.

jueves, 24 de febrero de 2011

Aviso de espantada

Raúl Rentero - La onda expansiva
Dicen que cuando uno se huele un ERE (Expediente de Regulación de Empleo) o anda a gaitas con el jefe de turno o tiene aspiraciones más metafísicas en la vida, lo primero que hace es actualizar el currículum y tenerlo a punto, con copia y acuse, con el puntero preparado en el botón de enviar. Más que nada para que las moscas cojineras no nos pillen de improviso.

Aunque la metodología sea diferente en la forma, en el mundazo, que no mundillo, del fútbol de élite los fondos son básicamente similares. De manera que cuando un futbolista, entrenador, directivo o kitman (que es el utillero con su título honorífico) quiere cambiar de aires, lo que suele hacer es postularse. En el caso de los entrenadores el postulado suele venir de la mano de frases tan lapidarias como éstas:
  • Creo que estoy preparado para dirigir un grande.
  • Mi objetivo es ganar títulos
  • Lo debo todo a mi país y quiero acabar mi carrera como seleccionador de tal.
En primer lugar, lo de “dirigir a un grande” es epitafio de cal, porque acaba el preparador de turno fichando por otro equipo de similares características al precedente, pero, atado de manos por la palabra vendida a peso de ley, tiene que acabar soltando la de “no hay equipo más grande para mí que el Bala Roja, F.C.”. Así venga del Manchester United y se vaya a entrenar al Rayo Vallecano (el respeto se da por sentado)

Lo de “ganar títulos” es más perogrullada de futbolista que de míster pero también se suele dar el caso de que el menda de turno, Champions en mano, quiera marcharse a otros eriales a levantar acta de leyenda. No hace falta señalarlo, pero todos sabemos de quien hablamos.

Y por último está la del sentir patriótico, que un entrenador, dicen, no puede aspirar a más gloria que la de ser seleccionador de su país, venga a nosotros tu reino, y entonces se olvida de aquello de “dirigir a un grande” o “mi objetivo es ganar títulos” si tienes la suerte, no juzgo si buena o mala, de sentirte chileno.

Y con esas nos desayunamos los malaguistas a vista de diario. Que el señor Pellegrini, por la que pudiera pasar, se postula como futurible para ser seleccionador de su país, argumentando que lo “ideal sería volver a Chile en un par de años y terminar mi carrera en la selección de mi país”. Seguramente, y estoy convencido de ello, si dentro de dos años el Málaga juega la Champions dirá el “digo en el diego” y querrá quedarse a ser bokerón europeo. Pero por si las moscas del descenso, por si el Jeque o por si la duda, así lo quiero entender, ya se ha postulado para el puesto.

El nuevo seleccionador de Chile, Sr. Borghi, debe de andar contento. A ver cómo le sentaría al Ingeniero que Marcelo Bielsa dijera “lo ideal sería entrenar al Málaga en un par de años y terminar mi carrera con un talón del jeque”.

Moraleja : Manuel, sálvenos usted la patria chica y luego apueste usted por la grande. Postulado queda.


miércoles, 23 de febrero de 2011

La media matemática y el éxito de la operación

Raúl Rentero - La onda expansiva

Mientras la (B)estia tiene que ir a operarse a Brasil ya que en España no debe de haber especialistas en la materia, voy hilando a clave de tic un experimento que hice no hace tanto tiempo. Suelo viajar a menudo desde Valencia a Salamanca, por esa larga avenida que es la A-3, circundando ese Madrid generoso en viales, volviéndome gallego camino de Guadarrama y cantando parda abulensis y berruecos. En resumen: 550 kms del ala que con el “cuenta” giroscópico se convierten exactamente en 5 horas y media con mis picos de 120-130 km/h y sus atascos seudónimos allende las capitales. Pues bien no hace mucho tiempo decidí realizar el trayecto a 90 kms/hora, de reloj, ni más ni menos, sólo por puro afán de fastidiar a Repsol & Cia. Bien... ¿Cuánto tiempo tardé? Exactamente 5 horas y media. Sí, han leido bien. Lo mismo. Es la clave del experto viajero, que sabe de medias más que nadie. De las de distancia, no de las de licra, se sobreentiende. Y la matemática es clara: lo mismo da, puestos a hacer medianas y variaciones, ganar un partido y perder dos que empatar tres. El trayecto es el mismo. Incluso los vaivenes son los mismos. Y todos lo sabemos.

Día a día el Málaga C.F. va girando su particular rueda del yin yan; mientras empata en casa contra el Getafe y el puntito se da por “sutura”, el punto sacado de El Madrigal se da por valioso. Todo esto nos lleva a que estamos, con sus quebrantos, exactamente igual que hace tres semanas, es decir, a 4 puntos de la salvación. Circulamos a 90 kms/hora, media exacta, mientras otros, léase Almería, Sporting, Levante, van con los arreones típicos de las prisas. Corro, paro y vuelvo a correr. No estaría de más, siguiendo nuestra media aprovechar la siguiente cuesta abajo que nos toca y pegar un acelerón. Lo sentimos por el Almería, al que siguiendo nuestro concepto del mal endémico del fútbol andaluz le deseamos todo lo mejor después del derby. Luego tenemos que subir a Guadarramou y allá poco podremos pisar el acelerador hasta la siguiente parada ante el semáforo rojillo.

Por cierto, sólo por curiosidad científica, estoy ansioso por conocer el veredicto brasileiro de la (B)estia. Sólo por saber si somos más tontos que un merengue y nos pintan la de Higüain. Recuérdese que el argentino tenía la baja para seis meses, va hasta Chicago a operarse (de una hernia común) y tras la operación sigue teniendo la baja para seis meses. Resultado : la intervención quirúrjica ha sido un éxito. Visto el rasero, a no ser que el paciente se les muera en el quirófano, cualquier operación va a ser un éxito. Veamos cómo van los éxitos por los quirófanos de Brasil. Ansiosos estamos.

martes, 15 de febrero de 2011

La respuesta del sacacorchos

Raúl Rentero - La onda expansiva


Abdullah Ghubn, vicepresidente del Málaga, C.F. y brazo derecho del máximo accionista Al-Thani, “el Sheikh” como lo llama el propio Ghubn, ha concedido una entrevista a Diario As en la que ha valorado la actualidad del equipo. Tiempo hacía que reclamábamos desde estas ondas una aparición pública, clara, concisa y sin paliativos, para serenar los ánimos. Seguramente el momento elegido sea el más adecuado, cuando más zozobra el paquebote sobre la bajamar. Reclamábamos, según se dice, unas palabras, no ya de consuelo u optimismo, sino un golpe de mano, un puñetazo encima de la mesa. Algo así como la máxima del Gran Capitán: ganaremos o perderemos, pero aquí moriremos.

Sin embargo, nos encontramos con una soflama, bien medida y estudiada de antemano en la jaima, con su dosis política de positivismo. A todos nos preocupa, porque nadie pensaba en ello; y los reyes de Oriente menos que nadie, que nunca se imaginaron verse con acciones de Segunda. Ahora que el tiempo pasa y el temor es una realidad palpable, la preocupación del aficionado no es el nuevo estadio o los “petrocinadores”. Así lo ha entendido el escudero que una vez tras otra ha insistido en aplazar esas decisiones para no correr cortinas de humo sobre la realidad clasificatoria.

Sin embargo, y es de riguroso comentario, me preocupa sobremanera que a la pregunta, primera y última que se hace un seguidor boquerón, de si el Jeque continuará con el proyecto aunque sea en la Categoría de Plata, la respuesta del “vice” ha sido un tanto maresquiana. Ha echado balones fuera. Han tenido que pasar cinco preguntas del periodista, en las que en ningún momento ha querido contemplar la opción del Descenso, para que finalmente, y ya disparado a bocajarro, se ha visto en la obligación de enfrentarse al demonio rojo. ¿Qué harán en caso de descenso? Y, finalmente, después de tanta insistencia, tirado del cuello de la botella por el sacacorchos, Abdullah Ghubn, no ha tenido más remedio que poner blanco sobre negro. Somos los gestores del Málaga, así que tenemos que continuar pase lo que pase.

Será sensación de esta onda expansiva, pero no me ha sonado el “vice” demasiado convincente. Cuando a uno le tienen que sacar la respuesta con sacacorchos y agitando la botella, cuando uno responde con evasivas efusivas y efervescentes, cuando uno se niega a aceptar la realidad de un descenso para el que somos más candidatos que nadie, cuando uno se oculta bajo un velo de confianza y positivismo sin ni siquiera plantear la opción del hundimiento, la confianza que uno pretende transmitir se queda pegada en la garganta como la mucosa de la gripe en proceso.

El verbo “tener que” indica obligación, en este caso, a desgana. No es lo mismo decir “si bajamos a Segunda, tenemos que continuar” que “si bajamos a Segunda, continuaremos”. Más que nada porque, leyendo entre líneas, me parece escuchar un suspiro con su correspondiente “Qué remedio nos queda”. Menos mal que el castellano romance de Ghubn no alcanza para matices. Esperemos que tan solo se trate de una mala traducción. Por el bien de la entidad.

lunes, 7 de febrero de 2011

Catenaccio a la costasoleña

La onda expansiva, por Raúl Rentero
Cerrojazo en Nervión. Las alarmas se disparan. Colaboradores, columnistas y oportunistas varios claman al cielo por la engañifa. Que si no se trajo a Pellegrini para esto. Que si estos jugadores alcanzan de sobra para llevar la manija de un encuentro. Que si la millonada del Jeque no es digna de semejante proceder. No pondremos desde aquí en solfa la metodología del técnico chileno. Lo dijimos en su día y ahora es más cierto que nunca: seguramente Pellegrini no era el entrenador más adecuado para sacar a un paciente de la UCI. El método del Ingeniero es de largo recorrido y aquí las urgencias mandan por encima de la estética. El Málaga C.F. es el que es y su situación en la tabla es la que vemos en las hojas centrales de los periódicos. Y ante eso, y con los goles rebasando como remolachas desde los adrales, no quedaba otra.

Cierto es, y ya se dijo, que para esto mejor no haber traído al técnico sudamericano. Si al final nos vamos a encomendar a un catenaccio a la costasoleña, mejor hubiera sido contratar a un experto en tales menesteres. Aún así, rompamos una lanza en favor del míster, que la semana pasada confesó estar más perdido que un atunero en las Bermudas. Una semana después ha demostrado que, a pesar de las convicciones, prefiere no morir con ellas. De valientes, ya se sabe, está el cementerio lleno. Veremos si, tal como está el patio, el chileno se atreve a dibujar el mismo planteamiento en el próximo partido de La Rosaleda ante el Getafe. Si decidimos tomar el camino de lo sibilino, al menos que nos reconozcan como tal.

De hecho lo importante no fue el punto sacado del Pizjuán con sacacorchos. Lo importante, en verdad, es la hazaña de mantener la virginidad, tanto tiempo ha y tantas veces mancillada, frente a tanto amante bandido rondando por el césped sevillista. De todos los fichajes realizados por el club el de Demichelis parece el más fiable, sin duda. Y eso que el Sevilla, justo es dar la de cal sobre la de arena, parece haber retrocedido ocho años. También lo dijimos en otras ondas: es difícil, y a veces imposible, entender el complejo concepto de estar entre los grandes. Cabría preguntarse, para quien tenga tentaciones de permuta, si preferiríamos tener como técnico a Gregorio Manzano, entrenador, por otra parte, que es uno por los que siento especial predilección pero que he encontrado en Sevilla con el norte perdido y ahuecando alas sobre el nido.

Así que habrá que dar por buena la cosecha, que parece quitarnos de encima algunos años y pone algo de antiojeras al insomnio. Sirva esta última cantinela para sacar las palmas por Sergio Asenjo, cuya mala suerte parece no tener límites. Desde esta onda expansiva le hemos atizado algún que otro pescozón; recriminábamos, hace un par de semanas, que esperábamos de él una mano salvadora que hubiera permitido puntuar en Mestalla. Lo dicho, borrón y cuenta nueva. Aunque hagamos la suma durante ocho meses. Si hace dos pensábamos que el palentino era el cancerbero del proyecto ahora no puede dejar de serlo. Como parte de batalla, y en compensación, le anoto un plus junto a la nota, que, aun con la rodilla hecha trizas, hizo el esfuerzo de erguirse para recoger una pelota que podría haberse convertido en el 1-0. A veces las acciones más comunes se convierten en proezas. Bravo por él. Le esperamos.

P.D. Una última palabra para el cabezazo postrero de Weli-gton, tras el cual le pitaron los oídos a la madre de Palop. Que no nos confundan con aquello de la mala suerte o la compensación del destino por agravios pasados, léase Javi Martínez. La puntería no es cuestión de suerte.

jueves, 3 de febrero de 2011

El mal endémico del fútbol andaluz

La onda expansiva, por Raúl Rentero
Partido de cuernos quemados para el Málaga C.F. en el Pizjuán. El Sevilla, al que había que esperar en el apeadero “por si las Copas”, ya prepara el derbi andaluz con la intención de olvidar el mordisco merengue. No habrá “caras pintadas” ni proclamas en portugués. Quizás estén pensando en caldear el ambiente con algún panfletillo en “qatarí” pero como la lengua vernácula no nos da para tanto, se dejará en un análisis de sartén y fritanga, con ese recurrente: “Ahora toca centrarnos en la Liga”.

No toca por ser esta una columna malaguista pero no puedo resistirme a exponer una sensación de pluma virtual que me embarga desde hace años. Me da la impresión de que el fútbol andaluz tiene perdido el resuello por las luchas intestinas. Me sorprende encontrarme a tanto bético y sevillista en los blogs del Málaga “amilanando” con comentarios soeces. “Con Jeque y a Segunda” leí el otro día por estas redes en un post-it firmado por un tal “sevillistahastalamuerte”. A veces da la impresión de que se malgastan fuerzas en mirar de reojo, o abiertamente, al vecino con problemas mientras nos jactamos de nuestra desahogada posición. A tal punto que, para triunfar un equipo andaluz, como lo ha estado haciendo el Sevilla en los últimos años, parece que sea necesario, como primer apeadero de la vía, que el Betis, el Recreativo, el Málaga, el Almería... anden pasando las de Caín.

Me parece de mal gusto, cuando no improcedente, que la rivalidad regional, lejos de puntualizarse en los partidos directos, se lleve al extremo de una Liga o de una Copa. El Sevilla siempre será más grande con un Betis de Primera. Igual que el Málaga siempre lo será con un Sevilla campeón de UEFA y Copa. Así son las cosas. No abogo ni mucho menos por fingir un corporativismo autonómico inexistente pero que el equipo de Del Nido se enzarce en peleas de gallos contra el MouTeam y sus acólitos, mientras por otro lado le desean el mal de Job a los vecinos, se me antoja un poco fuera de cabales.

Hace unos años, donostiarra como soy, la Real Sociedad de Xabi Alonso, Nihat y Denoueix se jugó la Liga en la última jornada contra el último Madrid de Del Bosque. Cosas del destino. Era necesario que el Madrid perdiera en casa contra el Athletic de Bilbao y que la Real ganara en la suya al Atlético. No se dieron las circunstancias. Para mal, por cierto, porque aquella celebración merengue acabó en el esperpento del librillo de Del Bosque y su cambio de cromos con Queiroz. Pero todos en San Sebastián sabíamos que en Bilbao iban con la Real a muerte y que, a pesar de perder, Ronaldo y Zidane mediante, los leones se dejaron los hopos del rabo por intentar vencer en el Bernabeu. Y agradecida quedó la parroquia txuriurdin.

¿Podría decir lo mismo el Málaga, el Betis, el Sevilla, el Almería...?

Quizás sea así, pero desde la distancia de esta onda expansiva, no lo parece. Es como lo de la mujer del César. Quizás sea honrada, pero también es necesario parecerlo.

lunes, 31 de enero de 2011

Melé con introducción kármika

La onda expansiva, por Raúl Rentero
Pues ya estamos aquí, en el lugar exacto donde el karma ha querido ponernos a prueba, últimos, goleados y choteados, con incendios interiores con sus espías a los que se pretende aplicar su cuota de plutonio, con los aficionados de uñas por el petardazo y con el entrenador más perdido que Mubarak ante su revolución egipcia.


teleprensa.es

Pero empecemos por lo primero, la melé rugbística en que se convirtió el partido de La Rosaleda, con ulterior introducción maña. El cataclismo boquerón viene derivado de una asíndota hacia el infinito, basada en un supuesto que todos dimos por cierto y cuya certeza, en ningún caso, quisimos poner ante el juicio de la realidad. Se dio por supuesto, a priori, que el Málaga iba a sacar los tres puntos ante el Zaragoza. Primero porque en la ida, en los otros tiempos, les mojamos la oreja y bien mojada. Segundo, porque se traía una inercia positiva de juego de Valencia. Porque los fichajes dan al equipo el plus que necesitaba. Porque la afición empujó como no está escrito, y acabó soplando, después de los globos negros, la mala leche a espuertas. Porque tocaba ganar. Y finalmente por testiculina.

A lo cual se pueden esgrimir sin errata las siguientes respuestas:
  • Que el Málaga no es el Málaga de La Romareda, ni el equipo de Aguirre era entonces el equipo de Aguirre.
  • Que el Málaga no ganó en Valencia y, a la postre, de nada sirven las inercias de “juego”, sino las de resultados
  • Que los fichajes del Málaga no acaban de encajar. Sólo hay que ver a Maresca dando tumbos por el centro del campo y a Asenjo, que empieza a convertirse en el pirómano puesto a vigilar la sartén al fuego.
  • Que la afición está al borde del colapso. Sirva de ejemplo las famosas “redes sociales” malaguistas en las que se pasó de la euforia, al pánico y del pánico al desánimo en tan solo 90 minutos.
  • Que eso de que “tocaba ganar” es una excusa kármika que a nadie consuela.

Preocupa, sobre todos los pormenores, la rueda de prensa posterior de Manuel Pellegrini que vino a decir que el asunto le tiene perplejo y preocupado y que no entiende a qué se debe el bajón del
equipo con respecto a lo expuesto la semana pasada en Mestalla. Tampoco hace falta ser la luz del universo para entenderlo. El problema es que en Mestalla no había nada que perder, porque los tres puntos se daban por perdidos de antemano, y el equipo salió suelto y con las ideas claras. Todo lo contrario que el sábado, que era un partido en que había mucho que perder y los tres puntos se daban por ganados. Se llama “presión” y habrá que empezar a convivir con ella.

Así y todo, habría que revisar las declaraciones de ciertos futbolistas, porque no es de recibo, aunque estemos sembrados de dudas, que salga Il Capo, que tendrá que ganarse el apodo como la B(estia), a soltar aquello de “sólo con trabajo sacaremos esto adelante”. Faltaría más. Aunque no estaría de más, aparte de soltar el topicazo de turno, que alguien hiciera autocrítica llana y dura. Que por esto mismo tipos como Manolo Preciado, que es como el presidente de Cantabria de los banquillos, caen tan bien. Porque dicen las verdades del barquero según les sale del corazón.

Y mientras Pérez Lasa, que seguramente creyó que los globos negros eran conguitos gigantes, pasó desapercibido. Los deberes los tenían otros encima de la mesa.

Estamos, tengo la impresión, donde el karma ha querido que estemos. Es decir, en el límite de la paciencia y la cordura, como las 12 pruebas de Hércules. Porque sería demasiado sencillo, y seguramente contraproducente, fichar a seis tipos y ganar 6 partidos seguidos y salvar el pellejo a golpe de talonario. Así no funcionan las cosas en este nuestro mágico universo futbolero. El karma quiere poner a prueba la cacareada solvencia y estabilidad del proyecto y de su jeque. Lo dijimos hace tiempo. Si el elegido es Pellegrini y estos sus jugadores, deben de serlo incluso en Segunda. Y a partir de aquí, a remar se ha dicho.

Mientras tanto la onda expansiva del Málaga va dejando curiosas reflexiones fuera de Málaga. Sólo hay que leer la crónica que el señor Carlos Cariño hizo del partido del sábado en el As. Que una cosa es que estemos como estemos y otra muy distinta que, como decía el otro, nos tomen por el pito del sereno y se rían de nosotros. Ante lo cual niégome a plantar aquí el enlace de semejante ignominia de crónica y sólo arrancaré la mala hierba que anda creciendo allende Despeñaperros. Juzguen y lean:

El Málaga, gris y prepotente, es ahora colista” - “Unos recaudan y otros gastan, gastan y gastan. Y, paradojas del fútbol, el obligado a vender se escapa del descenso mientras que el inversor, el fichador, comprador compulsivo, el sexto presupuesto de la Liga es colista. Y con muy mala pinta” - “El pecado del Málaga fue de soberbia. Se creyó que el rival se iba a disolver” - “...Bertolo cabecea a la red. Premio parcial para la fe zaragocista y castigo a la soberbia del Málaga, demasiado convencido de que la chequera del jeque le va a salvar. Lo que cambia el cuento...”

O estas frases las ha escrito un biri sevillista, o nos hemos perdido algo. O en verdad estamos más perdidos que los bonos de Lehmans Brothers. No estaría de más que el Jeque o su escudero salieran a la palestra y dijeron esto mismo: en Segunda o en Tercera, esto es lo que hay. Así que todos a patear la melé.

viernes, 28 de enero de 2011

Málaga - Zaragoza : cuestión de identidades

La onda expansiva, por Raúl Rentero
Es una cuestión de prismas, pero puedo decir que, a mi juicio (escaso), el Zaragoza, próximo rival del Málaga, C.F. es uno de los equipos más identificados con su provincia. Es notorio, y a nadie sorprende, que en todas partes cuecen habas blaugranas o merengues y que el sentir patrio en determinados lugares se divide entre el equipo local y uno de los dos “grandes”

No tengo pelos de la burra suficientes para asegurar que sea parda y dármelas de columnista solvente y contrastado, de manera que tómense la afirmación como un matiz de morralla o una impresión de Kandinski. Lo que sí puedo asegurar, por aval propio y suerte, es que conozco de primera mano muchas provincias de esta nuestra España y ni siquiera en Vizcaya, donde el Athletic es profesión de fe, encontré semejante interés en los colores de la flámula de la propia ciudadela como en Zaragoza.

Militando el equipo maño en segunda división, por azares de la vida, me encontré un fin de semana en una pequeña aldea zaragozana de apenas 200 habitantes de verano. Aquella tarde de domingo se jugaban en la Romareda los honores el Zaragoza y el Elche. La caja, evidentemente, campanilleaba vía ppv con un interesante Barça-Depor (del otro Depor, se entiende, no el de ahora). Cuál fue mi sorpresa cuando al ir al único bar del pueblo, al “Casino” (nombre rimbombante para designar al lugar donde los abuelos se juegan las perras al julepe), me encontré que el televisor el partido comprado era el de “casa”.

Creo que nunca, ni en más nebulosos sueños, volveré a vivir un insípido encuentro de Segunda con más emoción y hooliganismo. A tal punto llegaba la pasión que mientras el “pay” abría la desconexión para informar de alguna jugada de interés en el “otro partido”, la afición aldeana imprecaba lo que no está escrito ni en lo más dantesco de la Biblia.

“Vuelve a poner al Zaragoza, leñes, que el Barça no interesa”

Si abren los diarios aragoneses pueden comprobar con cuanta pasión, casi exacerbada, se tratan los asuntos de los chicos de Aguirre, a tal punto que es causa de picota popular y garrote vil la política de fichajes del equipo, que alcanza, con las últimas novedades, la escalofriante cifra de 15 extranjeros y cuyo emblema nacional es Ander Herrera, que de maño, ya les digo yo, tiene poco.

En una época en que el Barça de Guardiola y su Masía ha cambiado los conceptos tribales, es bueno entender que las comparaciones son siempre odiosas y que, quizás, Iniestas, Xavis, Pedros, Messis sólo haya uno... y que los demás, excepto la gloriosa disensión bilbaína, se tienen que armar con lo que pueden. Y ante la cuestión dialéctica generada, siempre es bueno recordar que la identidad la tienen los aficionados en última instancia, que son los que deciden ver a su equipo contra el Rayo Majadahonda antes que el Clásico del final de los tiempos.

Ya lo dice el anuncio: La ilusión no tiene precio. Lo demás se compra con la Mastercard.

La onda expansiva, por Raúl Rentero

martes, 25 de enero de 2011

La mini-onda : Somos los que estamos pero...

Raúl Rentero - La onda expansiva



¿estamos los que somos? He aquí la cuestión. Y poco debate puede abrirse pues no hay verdad más empírica que la misma realidad. Pasado el ecuador del campeonato, a pesar de unas alegrías y otras disfunciones cardíacas, el Málaga C.F. ocupa la penúltima posición de la tabla clasificatoria y como no hay más verdad que la del barquero, resulta que, viendo el asunto fríamente, el Málaga es el segundo peor equipo de la Liga BBVA. Y digo que somos los que estamos porque comienza a partirse el bacalao para sacarlo a puja en lonja en los próximos meses. Racing, Sporting, Zaragoza, Osasuna, Almería y Levante parecen los equipos destinados a disputarse los puestos de salvación. Ninguna sorpresa de relumbrón, ni siquiera la del equipo blanquiazul, que en las quinielas apriorísticas desde los lugares de esta nuestra onda expansiva entraba en los designios de los aficionados como uno de los candidatos a drenar el pozo.

Sorprende, sí, y a ojo de análisis rápido y aun a riesgo de que los alicantinos me manden a “fer la má” cabría un intercambio de posiciones entre Hércules y Málaga, para dar una foto real de aquellos pronósticos que nos hacíamos a principios de temporada. Y, repito, ¿estamos los que somos? Pues seguramente habríamos apostado por mandar a la pomada a otros equipos, tal como el mismo Hércules, la Real Sociedad o el Mallorca. Pero ellos ya han hecho la mitad de los deberes y nosotros corremos, estudiando la víspera, ficha que te ficha.

Asunto, por cierto, que nos ha convertido en el “grande” de entre los “pequeños” y por tanto el equipo a batir. De modo que, una vez pasada la erupción del Dante´s Peak, con sus peptims y sus rubinos, sería conveniente sellar la salvación cuanto antes para no dar pie a cerrojazos o a carabinazos de última hora.

Tan es así, y tanto anda cundiendo el pre-pánico, que he visto en ciertos comentarios digitales que hay aficionados, incluso columnistas de pre-pago, que andan haciendo sus cálculos y mirando con quien nos medimos en la última jornada. Pues sí, señores, al Dante´s Peak, al Barcelona. Y se reza porque tenga el equipo blaugrana finiquitida su Liga antes de los “idus de mayo”. Por si las moscas, no nos vayamos a jugar las alubias en el sprint final contra Usain Bolt.

Y lanzo desde aquí la apuesta en balde de esta mini-onda:

¿Qué equipos creen nuestros fieles lectores que estarán en la recta final por salvar el pellejo del descenso? (No se aceptan deseos ni juicios emocionales)

domingo, 23 de enero de 2011

Las muelas de Rubinos


Raúl Rentero - La onda expansiva

Vamos a empezar el avío por la cara positiva del dado que levante el ánimo a la parroquia. El sentir valencianista tras el partido de ayer contra el Málaga, C.F. era unánime y queda ejemplificado en el comentario de un compañero de fatigas que, caña en mano, soltó una sentencia pitagórica que debe servir de acicate para borrar el amargo poso de ignominia que se ha quedado prendido del alma de este nuestro corazón boquerón:

“Vaya por Dios, no teníamos bastante con jugarnos las alubias de los puestos europeos con Villarreal, Sevilla, Athletic, Atleti... que el año que viene tendremos un enemigo más”

Foto Marca.es
Y serio, me permito añadir. La imagen que el Málaga dejó en Mestalla fue sublime, de apoteósico proyecto, de equipo grande y rotundo. Y hasta el runrun, siempre chispeante del feudo ché, se preguntaba, atónito, cómo el equipo de Pellegrini puede estar 16º y apostándose las muelas por no bajar a Segunda. Y todo ello ante las cámaras siempre “neutrales” de La Sexta, que en honor a dicha neutralidad, tardó 82 minutos de reloj de cuco en reconocer que “el Málaga está haciendo un partidazo”.

Esta es otra. No ponemos en duda el juicio imparcial de los comentaristas de La Sexta, pero a veces, en esa forzada neutralidad a que nos obliga el micrófono “in the air”, se pierde la objetividad. Pues, según Rubinos Pérez iba lanzando órdagos al equipo malacitano, con expulsiones a troche y moche, con faltas, faltitas y faltazas siempre para el mismo escorzo, mientras hasta el flemático Pellegrini perdía hasta los planos de ingeniería ante tamaña hostilidad arbitral, los hombres de La Sexta, seguramente para no herir susceptibilidades en la parroquia valencianista, iban haciendo la vista gorda error tras error, hasta el punto de hacer buena la máxima periodística de que en la falta de opinión está la opinión. Lamentable, a todas luces. Si los mismos aficionados valencianistas reconocían, a pie de barra sin humos, que el arbitraje era un fraude de ley, ¿a qué ocultar la realidad con alharacas dialécticas?

Y eso que, seamos justos nosotros, hay que repartir responsabilidades por otras celdillas del parchís. Porque Rondón, mosén Salomón, al que los valencianistas, en un ataque de envidia momentánea, quisieron fichar ayer en mitad del partido, falló tres oportunidades, 3, de mano a mano con Guaita. No debiera ocultar la estadística (ni los halagos “in the air”) para ocultar la realidad. Se necesita delantero centro urgentemente, al menos el tiempo que el venezolano necesite para cocerse en el puchero. Y lo decimos el día que lo tuvimos. Al delantero centro, claro. El mismo día que metió dos goles.

Del mismo modo, se hace especialmente necesario fichar a José Ángel, o al hijo de Pelayo, o a quien quiera que, con un mínimo de especialización, sea capaz de jugar y defender por la banda siniestra. Lo de Eliseu ayer recordó tanto a ese Marcelo coladero madridista que el Jeque, allá en su palacio de Qatar, debería tomar notar y emitir un cheque nominativo a nombre de “Lateral Izquierdo al Portador”

También eché en falta al “cancerbero”. Y no quiero con esto cargar tintas contra Asenjo, que entre penaltis y disparos desde dentro del área chica poco o nada podía remediar el asunto, pero sí es justo decir que a los grandes porteros se les ficha para eso: para sacar alguna mano imposible, para poner el alma donde no llega el cuerpo. Una parada de las “asenjianas”, una sola, como la palabra del Señor, nos hubiera bastado para salvarnos.

Por lo demás, y siempre en “positifa”, me quedo con la rabia, la pasión y la calidad mostradas por Julio Baptista, al que negué el mote en otras ondas, y al que hoy, a tenor del servicio prestado, le hago concesión de la B. La B(estia) me recordó, por suerte, a ese muchachote implacable que hollaba campos de batalla y enemigos en el Pizjuán. Me gustó su implicación y su rabia al celebrar el gol del 3-3 (¡Con 9!) encarándose con la grada que no podía creer lo que sucedía. “Malaguista hasta la muerte”, pareció gritar, y todos entendimos que no lanzaba el vituperio a la afición del murciélago sino que iba dirigido a la hinchada del boquerón.

Al final, regreso de vacío y con los belfos inflamados, sin Demichelis, sin Helder, sin Pellegrini, sin Apoño (que vio la quinta amarilla) para el crucial partido contra el Zaragoza.

En fin, lo supliremos con orgullo. Esperemos que no todo (el orgullo) haya quedado defecado en forma de improperio en las muelas de Rubinos.

P.D. Tenía pensado sacar en esta onda un “listado de 13 errores arbitrales”, pero me niego. Porque no bastaría con un folio en blanco ni quiero, al menos hoy, darle espacio informativo al “orto”. Perdón, quise decir al “otro”.

Que no nos llamen locos

http://www.superdeporte.es/opiniones/2011/01/23/leccion-pellegrini/117509.html

jueves, 20 de enero de 2011

La mini-onda : Qatar vs India

La onda expansiva, por Raúl Rentero

Mientras el Málaga, C.F. va haciendo su camino, que no es poco, los ojos del mundo todo comienzan a posarse sobre el club de Martiricos y su gestión vía Qatar. Lo que hace unos meses parecía el capricho del rey de Oriente, se ha convertido en un proyecto serio y de envergadura y, como quien no quiere la cosa, directivos y aficionados de otros clubes españoles, tan o más necesitados que el Málaga hace medio año, comienzan a plantearse la posibilidad de venderse al mejor postor. Mejor ser un capricho vivo que un orgullo muerto. La última noticia de la actualidad rumorea, con visos de total certeza, que un magnate indio va a comprar el Racing de Santander. Y para darle color a la afición, y algo de aguardiente, El Diario Montañés, periódico santanderino del que ya hablamos en su día (y uno de mis preferidos, por cierto) ha servido una de jeque con sardinas.

Aquí les paso el enlace porque tiene todos los ingredientes de una “onda expansiva”. Y perdonen de antemano los errores (bastantes) que lean en la crónica. Ya se sabe que Málaga dista de Santander un mundo de 1000 kms y que en el fondo, acostumbrada ya estará la parroquia blanquiazul, lo mismo da jugar en La Romareda que en La Rosaleda. Total, el nombre qué importa, si dan por supuesto que el nuevo estadio se llamará Qatar Stadium. La próxima temporada fútbol mundial en primera: Qatar vs India. No sé, no sé, ¿una X?
Una vez leído el artículo, por si algún racinguista se deja caer por estos plasmas, sólo decirle que Al-Thani sólo hay uno, para que no se lleven, en caso de renuncia, el sofoco de la marcha de la sal. Y que bienvenidos sean, si se diera el caso, al poderoso reino de Don Dinero.